La Preboda

Sin lugar a dudas, una de las mejores herramientas para soltarse delante de la cámara y el fotógrafo es la Preboda. La podemos imaginar en el lugar que más os apetezca. Uno de ellos podría ser el lugar dónde os conocisteis, o cualquier otro que, a vosotros os traiga buenos y bonitos recuerdos.
No es necesario que sea en la ciudad donde se celebre la boda, puede ser en cualquier sitio que vosotros imaginéis. Incluso ese lugar que no está incluido en vuestro viaje de novios, pero que es especial.
Aquí tenemos toda la libertad y todo el tiempo del mundo para dejar volar vuestra y nuestra imaginación. Suele ser vestidos de manera informal y, avisamos, nos tomaremos algo al principio, en el medio, o al final del reportaje.
Es muy importante para nosotros, conoceros lo máximo posible y siempre aprovechamos para charlar sobre muchas cosas.
Descubriréis que se puede olvidar la cámara y disfrutar, sin más, del momento.
Todos salimos ganando. Nosotros, los fotógrafos, habremos estudiado vuestros perfiles, vuestros colores favorecedores, vuestra forma de moveros, de reíros, vuestras formas de complicidad. Y vosotros habréis superado el «miedo» a la cámara, nos conoceréis por nuestro nombre, habréis cumplido un primer sueño y tendréis unas fotos para el recuerdo, frescas, alegres, divertidas, sensuales…
Nosotros, disfrutamos mucho de la prebodas y os prometemos que, vosotros, os lo pasaréis muy bien.

Ups!!!